domingo, 27 de julio de 2008

Terapias caseras II

Una vez Sara comenzó a recibir la adaptación de su audífono, que para su necesidad se le puso un vibrador óseo, en una balaca (diadema), el proceso fue largo, pero constante.
Luego de los exámenes fonoaudiológicos, radiografías, y tomografía, se pudo determinar el tipo de equipo más conveniente para ella y esto lo hizo la otóloga, la Dra. Clemencia Barón, quién además me fue instruyendo en las terapias caseras y coordinadas con la terapista de lenguaje.
El proceso de acostumbrar a Sara a su audífono, no fue fácil, pues a ella le incomodaba sentir algo en la cabeza que le pesaba, aunque el equipo es muy liviano. Para sostenerselo en la cabeza y que no se deslizara, le tejí en croché una redecilla con la forma de medio gorrito, y esto le permitía tener la balaca sin caerse, y ella, poco a poco fue descubriendo la diferencia de tenerla puesta y cuando no. Sobre los 3 meses, comenzamos el proceso de adaptación, pocos minutos cada día, a ratitos, y en la medida que veía que iba aceptando más tiempo, le prolongaba el quedarse con el audífono. Al cabo de los 8 meses de edad, ya lo usaba permanentemente.
Otros juegos que hacíamos con ella, eran muy divertidos: tina de pelotas, buscar cuanta pelota de cualquier forma, tamaños (evitando las chicas claro), las cápsulas de los huevos de chocolate que traen sorpresas, los rellenaba con granos: arroz, lentejas, fríjoles, garbanzos, o piedrecillas, y los sellaba con pegante permanente, de tal modo que ella los tomaba en sus manitas y al sacudirlos tenía diferentes sonidos. Mi familia se dedicó por meses a conseguir pelotas con formas, de tela, musicales, de luces, y era ponerla dentro de la tina llena de pelotas, ella pasaba hasta una hora entretenida jugando. Sacudía las piernas, las tiraba con las manos, se reía mucho, y tenía sus favoritas, las de luces con música, las golpeaba unas contra otras, y todo esto es un proceso de estimulación muy grande, pues todo su cuerpo actuaba durante el juego.
Comida: cuando comenzó a comer cosas suaves, papillas, dejarla untarse de comida era importante, pues las texturas y los sonidos que las comidas hacen, los captaba directamente en sus manos.... y pies, a veces se untaba toda... y todo vale en este proceso. Los líquidos, también, es importante que aprendan a jugar, claro, no desperdiciar, pero sí se puede usar un poco de algo, pastas, gelatina, papillas, arroz, cosas que no sean muy costosas, y luego se las pasaba a algún perrito y así, pues no se perdía. Cuando ya tuvo dientes con qué masticar, comenzó con frutas duras, como manzanas, peras, o galletas crocantes, tostadas, que al morder, también generan sonidos y estos le iban ampliando su rango de audición.
Puede que se vean como cosas elementales o insignificantes, pero cuando se analizan y se analizan desde otra perspectiva, toman una importancia fundamental.
Un ejercicio que la terapeuta de lenguaje usaba... y aún se le hace a Sara, es jugar con la lengua y dulces, gelatina en polvo, dulce de leche (arequipe), mermeladas, leche, chocolate, helados, es muy útil para la vocalización y corrección de pronunciación en los fonemas. Untar la boca, al rededor de los labios, pero por fuera, para que ella estire la lengua y toque estos puntos. Con un espejo, o frente a uno, ella hace estas rutinas, y se rie mucho, pero el progreso en la vocalización es muy notorio.
Espejos: Esta terapia es muy divertida, pues es sentarse juntas a hacer muecas, gestos, voces, caras, maquillarse y adoptar comportamientos frente al espejo, que le permiten manejar la voz, los tonos, las gesticulaciones y darse cuenta por sí misma cuando su voz es diferente. Desde bebé, Sara tuvo problemas para expresar en su rostro sus sentimientos. Sobre el año y medio, comenzamos con este ejercicio, espejos para bebés, que no tuvieran vidrio, y comenzar con las vocales, exagerando la voz, la apertura o cierre de los labios con cada letra, y luego con sonidos cortos, palabras cortas, luego con frases sencillas. Todo en la medida que ella lo fuera permitiendo y evolucionara su proceso. La lengua juega un papel importante pues ayuda mucho al verse en el espejo, cómo se está usando en la vocalización y pronunciación de las letras.
Resaltar sonidos expulsivos (pa, ta, ca, ma, si, etc) es muy importante para luego tener un lenguaje claro. A Sara le costaba mucho pronunciarlas, y con calma, con tiempo, ya ha logrado casi decirlas perfectamente. Aún se siente problemas en la T y en la K, pero casi imperceptibles.
Finalmente, leerle cuentos, historias cortas acentuando la vocalización y la entonación, es otro punto que en casa se debe resaltar mucho. El tono con el que se dicen las cosas, da sentido a la idea y ayuda a captarla mejor.
Es importante que los padres que tienen hijos con hipoacusias no se limiten a las terapias en consulta, pues son períodos muy cortos de trabajo. El fuerte de la evolución y del trabajo, se hace en casa, la terapista, solo funje como guía, los padres y hermanos, deben ser realmente quienes hacen el trabajo de estimulación y desarrollo para que estos bebés, tengan la oportunidad de tener un lenguaje lo más normal posible y una oportunidad de desarrollo integral emocional y cognoscitivo similar al de cualquier niño oyente.

Terapias caseras

Desde el momento mismo del nacimiento, comencé a estar pendiente de por cuál oido escuchaba mejor Sara y a qué tipo de sonidos respondía mejor. Indudablemente, escuchaba más los muy fuertes, los estruendosos, ruidos, golpes, o cosas muy cercanas. Esto lo comenté con la fonoaudióloga, y ella comenzó a darme pautas para estimulación auditiva, de tal modo, que el trabajo diario en casa, su vida normal, fuera siempre rodeada de estímulos sonoros.
Como el primer año, es neurológicamente fundamental para lograr la plasticidad neuronal que el otorrino deseaba lograr con las terapias, pues el combinar el trabajo en casa y las sesiones con la terapista de lenguaje, se convirtieron en la base de esta meta.
Trabajar en casa constantemente, puede ser dispendioso, agotador físicamente, pero el resultado final vale la pena. Cada momento es importante, pero hay que saber llevar el proceso en forma tranquila, para que el bebé no se sienta forzado. Sara tenía tan solo 5 días de nacida y ya teníamos una lista de ejercicios que hacer en casa.
Durante la lactancia, al tenerla muy cerca de mí, le hacía ruidos en sus manitas, y su hermano en los piés, ella se sonreía, y le gustaba mucho, se le hablaba siempre sobre la cabecita, muy suave, esto le permitía sentir la vibración de las palabras directo y por lo tanto, estimular muy rápidamente su sistema auditivo. A veces, apoyaba mi brazo, sobre el cual la estaba sosteniendo para lactarla, y colocaba una grabadora debajo, así el sonido de la música, se transmitía de mi brazo a su cuerpo, y claro, con música suave, clásica, buscando sonidos que la calmaran. Al cambiar de brazo, cambiaba también la posición del radio. Con el paso del tiempo, le gustaba que la sentara sobre la grabadora, y ya con música más alegre, los sonidos de percusión son tremendamente estimulantes, y la ponían muy activa.
En la bañera, también se hacía estimulación por diferentes medios, colocando la grabadora pegada a la tina, el sonido en el agua se transmitía muchísimo, yo misma percibía las vibraciones atravesar mis brazos y la sensación es muy agradable, a ella le encantaba. Golpear suavemente la tina desde distintos lugares, hace que el bebé siga la fuente de sonido, y siempre en plan de juego, así ella no sentía que su vida era una constante terapia, sino, que iba teniendo el desarrollo de cualquier bebé normal, finalmente, es normal, somos nosotros quienes le vemos diferente.
El cambio de pañal, de ropa, es un momento muy bueno para hacer estimulación, con masajes, sonidos, caricias, hablarle constantemente.
Cada momento, es importante para estimular al bebé con sonidos, con palabras, en la barriga y en la espalda, con suavidad, ya que los órganos son muy sensibles y al ser tejidos blandos transmiten muy fácil el sonido y se afectan con la vibración. Los pies, manos y la cabeza, son los mejores lugares para estimular con sonidos.
Finalmente, mantener el bebé bajo la barbilla, y contra el pecho, hace que todo lo que se hable, lo percibe directamente, y esto es lo que estimula con mayor rapidez a reconocer las voces de sus familiares y terapeutas.
Con Sara, esto fue durante dos largos años parte del trabajo.

sábado, 19 de julio de 2008

Los síntomas de la pérdida de audición

http://www.spanish.hear-it.org/page.dsp?page=364

Abuelo y nieta
Los padres y abuelos son casi siempre los primeros en sospechar que un niño tiene problemas de audición.

Si ha descubierto que su hijo tiene uno o varios de los siguientes síntomas, su hijo puede estar sufriendo de pérdida de audición. De modo que si uno o varios de los síntomas mencionados a continuación están presentes, debería ponerse en contacto con su médico de familia.

Es importante saber que cada niño se desarrolla y crece a su propio ritmo. Además, un niño puede padecer una pérdida de audición leve, con unos pocos síntomas leves, que pueden ser difíciles de descubrir. Una pérdida de audición leve siempre se descubre con una prueba de audición.

Síntomas

  • La capacidad de hablar de su hijo no progresa y permanece monótona (el habla no se adecua a la edad).
  • Una comprensión retardada y/o inapropiada del lenguaje.
  • No se sobresalta ni despierta con sonidos altos.
  • No imita sonidos libremente.
  • Incapacidad para localizar sonidos (el niño o el bebe no gira la cabeza hacia un sonido, por ejemplo, la voz).
  • Incapacidad para responder a los sonidos desde otra habitación.
  • Parece que sueña despierto o se aparta de la vida social.
  • Frecuentes infecciones de oídos.

Enlaces de interés para los padres

Leer :

Pruebas de audición

Implantes cocleares

http://www.uciencia.uma.es/

En esta web encontré información muy interesante. Aunque en el caso de Sara se descartó el implante coclear, hay muchos niños que sí lo necesitan, y muchas veces por un diagnóstico incompleto se pierde la oportunidad de brindarles una mejor audición.

Además presenta otros temas muy interesantes que nos sirven a los padres, de niños hipoacúsicos y oyentes, de guía para mejorar su vocabulario, y quizás, corregir también defectos que tengamos.

En esta otra web, http://www.spanish.hear-it.org/ también hay muy importante información de guía para ir detectando situaciones que podamos tener y preveer daños mayores en nuestro sistema auditivo.

domingo, 13 de julio de 2008

Presentando a Sandra Mónica

Sandra Mónica Carvajal, es la fonoaudióloga que actualmente nos acompaña en este proceso y cuya colaboración es muy importante para el avance de Sara.

Sus conocimientos en lectoescritura, serán una guía para muchos padres que afrontan esta etápa, la escolarización de los niños hipoacúsicos, puede ser llevada con mucha ganancia, al trabajar coordinadamente con profesionales y maestros.

domingo, 6 de julio de 2008

El año de oro

Cuando hay que abordar la estimulación acústica, es importante el trabajo en casa. El apoyo de los especialistas, fonoaudiólogos, terapistas de lenguaje, otorrinos, terapistas ocupacionales, psicólogos, y pediatras, es importante para tener una guía de trabajo en casa.

Los niños con hipoacusia, sordera profunda o cualquier otra condición médica, necesitan ser estimulados desde que nacen. Este primer año de vida, es el año de oro. Consiste en el tiempo donde toda la estimulación a nivel físico, neuronal, emocional y de aprendizaje de sus habilidades de lenguaje, se pueden potenciar hasta superar el porcentaje de deficiencia con el que han nacido. Lograr esto, al final, es lo que los especialistas llaman Plasticidad neuronal.
El trabajo en casa es el 90% del éxito de una terapia, el 10% restante, es lo que se haga en consulta con los médicos. El tiempo destinado es tan corto que escasamente se pueden dar guías de trabajo, hacer una corta evaluación de progresos y dar pautas a los padres. Hemos visto, con el equipo de médicos que me ha acompañado en estos años, que los padres generalmente dejan la responsabilidad a los terapeutas.

martes, 1 de julio de 2008

Exámenes y adaptación de audífono

Independiente de todos los sentimientos que genera para los padres una situación así, lo importante era abocarse a encontrar las soluciones y así se hizo. Sara a los 4 días de nacida fue al otorrino, quién envió una serie de exámenes para descartar síndromes asociados que pudieran estar generando defectos en otros órganos internos. Con ecografías se resolvieron las dudas y se confirmó que solo había problema a nivel auditivo.

El trabajo fué iniciar estimulación acústica con todo lo que hubiera a la mano en casa, y terapias dirigidas por una fonoaudióloga experta en terapia de lenguaje, otorrino, terapia ocupacional y psicología. Fuimos también donde la otóloga y se le recomendó el audífono con vibrador óseo en diadema, ya que sin tener canales auditivos, no era posible el uso del audífono en su equipo normal. La adaptación al aparato fue muy importante, ya que para ella significaba tener la oportunidad de escuchar lo que sucedía a su alrededor y no estar aislad. El proceso tomó dos meses, mientras se adquiría el equipo y se adaptaba a sus necesidades. Aquí es importante aclarar que los audífonos deben ser adaptados por el otólogo a las necesidades del paciente para mejor aprovechamiento del equipo. La adptación fué paulatina, ya que para el bebé, es incómodo tener esto en su cabecita todo el tiempo, pero le tejí una redecilla en hilo y eso le mantenía en su lugar la balaca sin que se le deslizara sobre el rostro. Simultaneamente, se hacía terapia ocupacional, estimulación neuronal con terapias complementarias como Reiki y sanación pránica.
Además, de todo el proceso normal de crecimiento de cualquier bebé.

Definiciones sobre la agenesia

Agenesia. (Del gr. ἀγεννησία). 1. f. Anat. Desarrollo defectuoso. (RAE)
Agenesia: ausencia congénita de un órgano o de parte de él, producida generalmente por falta del tejido primordial y por ausencia de desarrollo en el embrión. (htp://www.iqb.es/diccio/a/agenesias.htm)
Atresia aural congénita Dr. Santiago Luis Arauz - Dr. Gustavo Mondino

Se trata de malformaciones unilaterales o bilaterales que suelen asociarse con modificaciones o incompleto desarrollo del pabellón auricular, conducto auditvo externo, oído medio y, que a veces, se combina con malformaciones del oído interno. Tiene una incidencia de 1 cada 10000 nacimientos, se presenta mas frecuentemente en el varón y en forma bilateral.Debemos también mencionar que la atresia aural congénita puede asociarse a otras anomalías en otros sistemas orgánicos, ya sea por trastornos genéticos, cromosómicos o teratógenos ambientales.

EMBRIOLOGIA: El desarrollo del oído normal tiene un origen embriológico distinto según el sector del mismo a considerar.A partir de la cuarta semana donde queda constituido el tubo neural en donde las células de la cresta neural emigran lateralmente rodeando al mesodermo de los arcos branquiales, divididos externamente por la hendidura branquial, e internamente, por las bolsas branquiales.Del primer arco branquial derivan el pabellón auricular (a excepción del lóbulo), la membrana timpánica, la cabeza del martillo y el cuerpo del yunque; así también las estructuras faciales como el maxilar superior, inferior y malar.
Del segundo arco branquial derivan el lóbulo del pabellón, el mango del martillo, la apófisis descendente del yunque y cruras del estribo.
De la primera hendidura branquial deriva el conducto auditivo externo (CAE).De la primera bolsa branquial derivan la trompa de eustaquio con el oído medio y celdas mastoideas.El oído interno comienza a diferenciarse a partir de la tercer semana de vida intrauterina con la aparición de la placa ótica, la cual se separa por invaginación, del extodermo superficial constituyendo el otocisto, del cual derivan el laberinto membranoso. La cápsula ótica se forma a partir del mesenquimo circundante. La osificación se inicia cerca de la ventana redonda y termina en la ventana oval y fisura antefenestran.Queda así establecido que en el período comprendido entre la 3º y 8º semana se produce el desarrollo de las estructuras faciales y auriculares.

CLASIFICACION: según Altman, F se las pueden clasificar en:Malformaciones menores del pabellón y CAE.Malformaciones moderadas del oído externo y oído medio.Malformaciones severas del oído externo y oído medio.Síndromes digenésicos asociados.En el 1º grupo la oreja puede ser normal, o bien, presentar modificaciones leves o parciales en cuanto a relieves, especialmente el trago y hélix, y que además puede asociarse, o no, con modificaciones del CAE en cuanto a su diámetro y orientación. La membrana timpánica y la cadena osicular generalmente no presentan alteraciones.El 2º grupo comprende deformidades del pabellón, representadas por microotias que pueden ser del grado I, II y III, del CAE que puede ser hipoplásico o aplásico, o terminar en fondo de saco, coexistiendo o no con trayectos fistulosos que conducen a una membrana timpánica rudimentaria. Esto generalmente coexiste con hipoplasia del hueso timpanal. La neumatización de la mastoides puede ser normal, escleroneúmica, esclerosa o ausente, con antro mínimo o inexistente.Las anomalías osiculares son más frecuentes y severas, a menudo hipoplásicos deformados, anquilosados o formar una sola pieza entre el martillo y el yunque o estar fijados a la pared del receso epitimpánico.El yunque puede estar en discontinuidad con el estribo, éste puede faltar en parte o estar anquilosado a la platina o ser dehiscente.El 3º grupo incluye una marcada alteración del pabellón hasta quedar limitada a un rodete cutáneo cartilaginoso o la presencia única del lóbulo. La anotia es rara. El CAE es aplásico.La apófisis mastoides es hipoplásica, sin neumatización. El oído medio y el antro pueden estar representados por una hendidura o faltar. Las anomalías del nervio facial son la regla, y muchas veces, los huesesillos del oído medio faltan.En este grupo las anomalías del oído interno son frecuentes.El 4º grupo representado por el 15 % aproximadamente del grupo 3 asociado a síndromes digenésicos, como ser:Disostosis Mandibulofacial o Sindrome de Treacher Collins.Disostosis Acrofacial o Síndrome de Nager.Displasia Oculoauriculovertebral o Síndrome de Godenhar.Disostosis Craneofacial o Síndrome de Crouzon.Acrocefalosindactilia o Síndrome de Apert.

EVALUACION CLINICA: desde el punto de vista semiológico, es importante determinar por medio de la inspección en el momento del nacimiento, si la malformación auricular es uni o bilateral, apreciar la ubicación del pabellón que puede implantarse anterior o inferiormente, además la forma del mismo, que puede variar desde el microotia, hasta el hallazgo de solo el lóbulo, o un rodete cutáneo o la anotia. A veces coexisten con fístulas periauriculares. El CAE puede presentarse con una estenosis (grupo 1) hasta la agenesia (grupo 3 y 4), en ocasiones puede observarse un meato auditivo que termina en fondo de saco. También deben observarse las mastoides, ya que su punta y cara externa nos orientan en cuanto al desarrollo del oído medio. La exploración de la cavidad oral nos orienta las características del paladar blando cuyas alteraciones nos informan sobre posibles trastornos en la función de la trompa de eustaquio, y así, la ventilación del oído medio. El resto de la semiología de la cara en cuanto a su simetría, características de la implantación del cabello y las cejas, ojos, nariz, cuello nos orienta sobre posibles asociaciones con los diversos síndromes digenésicos.En la palpación podemos determinar el tamaño de la mastoides y su relación con el cóndilo del maxilar inferior y el tamaño del hueso timpanal.

EXAMENES COMPLEMENTARIOS: el examen funcional de la audición debe investigarse en forma temprana, tanto en las malformaciones unilaterales, como las bilaterales.La audiometría por respuestas evocadas es la regla, y debe realizarse en los 3 primeros meses de vida. Como sabemos, la vía acústica se mieliniza y los centros de audición y lenguaje maduran en los 3 primeros meses de vida como respuesta a estímulos acústicos, de allí que sin estimulación temprana no hay posibilidades de desarrollo neurológico de estos centros. Generalmente los grupos 2, 3 y 4 cursan con hipoacusias conductivas entre 50 y 70 dB, y además pueden coexistir con malformaciones del oído interno, que se traducen en hipoacusias mixtas, con pérdidas auditivas mayores, entre 80 y 90 dB. La audiometría subjetiva por juego y la timpanometría se emplean despúes de los 3 años.El examen radiológico consiste en solicitar posiciones de Schuller, Chausse III y Stenvers para evaluar el estado de la neumatización de la mastoides, posición del seno lateral y fosa cerebral media, antro mastoideo, cavidad timpánica y la presencia de huesesillos, desarrollo del hueso timpanal, ubicación del cóndilo del maxilar inferior, desarrollo del oído interno, etc. La tomografía computada hipocicloidal del hueso temporal informa sobre el estado del oído medio, oído interno y mastoides.Estos estudios deben ser solicitados recién después de los 3 años ya que a esa edad la mastoides de encuentra neumatizada.Además deben realizarse estudios genéticos y descartar malformaciones en otros sistemas. (http://www.sinfomed.org.ar/Mains/publicaciones/atresia.htm)