viernes, 6 de febrero de 2009

El Ruido .. su importancia en la audición.


Ruido
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a navegación, búsqueda

El término ruido puede designar:

* En el medio ambiente se define como ruido todo sonido no deseado por el receptor.
* En el ámbito de la comunicación sonora es aquel que no contiene información clara que el receptor no es capaz de indentificar, individualizar o comprender.


Hemos crecido con esto en nuestra vida en forma cotidiana, y no le damos mayor importancia a menos que nos fastidie, nos genere malestar, o nos saque de casillas o sea tan perturbador, que nos impida conciliar el sueño.

Decimos "ruido" a todo aquel sonido que no nos agrade, a la música rock a todo volúmen que nuestros hijos adolescentes escuchan, o la música que se oye en la calle a todo estruendo, o en términos generales, a todos los sonidos que no estamos haciendo nosotros...

Podemos también llamar ruido al sonido de una maquinaria, cuando va en un ritmo armónico, decimos... está sonando bien, cuando presenta una alteración... "hay ruido"; podria concluir entonces, que RUIDO es todo aquello que identificamos como sonido sin armonía, sin ritmo, sin algún código que yo permita descifrar, por lo tanto, no es comprensible y mi cerbro automáticamente lo manda al cajón de lo no deseado. Cuando supera los niveles de tolerancia, que en cada persona son particulares, pero también hay niveles comunes a todos en que nos afecta un mismo sonido y consideramos ruidoso, entonces hablamos de sus efectos en nuestra vida.

Pero, cuando, NO EXISTE EL RUIDO, y no se ha vivido en un ambiente sonoro con estas características, pasa a ser un nuevo mundo, un SONIDO NUEVO, que automáticamente el cerebro detecta como DIFERENTE.

Para Sara, la experiencia con el Baha, que permite captar precisamente el sonido en ambientes ruidosos, le ha representado un nuevo interrogante. Como su definición y conocimiento sobre los ruidos era diferente según lo que captaba con su audífono de vibrador óseo, a lo que capta ahora, pues es una situación nueva en la que hay que apoyarla. Para ello, se harán terapias de lenguaje encaminadas a diferenciar entre el ruido y los sonidos ambientales y a lograr la adecuada discriminación de los mismos para aprovechar mejor el equipo.

Tristemente, exponemos nuestros oidos "sanos" a constantes fuentes de sonido que son ruidosas, o en altos niveles de vibración que superan los límintes de tolerancia y afectamos nuestro sistema auditivo, generando daños irreparables, que son acumulativos, luego, al llegar a un nivel de pérdida cercano al 20% comenzamos a sentir la diferencia, y aún así, poco hacemos por remediarlo.

El ruido nos alerta, nos avisa que hay algo que no está correcto en los sonidos que estamos percibiendo, para que tomemos una acción correctiva. Sea taparnos los oidos con las manos, usar protectores acústicos o alejarnos del lugar.

En el caso de Sara, aprenderá a diferenciar el sonido alto, del medio, bajo y del ruido en general.

Un mundo nuevo por descubrir...

No hay comentarios: