domingo, 22 de marzo de 2009

Carlos el Caracol

Carlos el Caracol sale a pasear
Con su caminar pausado
Llevando su casa a cuestas
Cuando el ocaso
De rojos arreboles
El cielo ha pintado.

Cantando canciones y otros sones
A la luz de la luna
Invita a cenar
A Catalina su vecina

Ellos viven en la colina
Cerca del cultivo de café
En un viejo cerezo
Al lado de la casa del viejo José

Cultivan calabazas,
Cacao, ciruelos y caimitos,
Tiernos capullos de azucenas
Y jugosos brotes de col

Tras comer, cantar y bailar
Va llegando el amanecer,
Regresa a su rama a descansar
Hasta que el reloj
Marque un nuevo atardecer.

El Oso que no le gustaba el frío


El Oso que no le gustaba el frío

Me llamo Perry el oso polar
No me gusta en el frío polo estar
Ayer, una bola de nieve
Al arrollo helado me arrojó

Mi suave pelaje blanco, todo mojado quedó
Y en mi nariz el agua se congeló,
Mis patitas no sentían al caminar
Y no paro de estornudar

Prefiero el sol tropical,
Y en el tibio mar nadar,
En la blanca playa pasear
Y en un bote de vela navegar

Fumando mí pipa
Con la caña de pescar
Los peces caerán
Mientras un refresco de raíz
Con hielo y limón
Quiero disfrutar

Mientras encuentro como irme
A mi cuevita voy a hibernar
Con bufanda, calcetines y mi pijama a rayas
Aguardaré entre mis tibias mantas
A que la primavera,
vuelva a despertar.

Chema la Lechuza


Chema la Lechuza
Viene volando desde el Chocó
Allí aprendió a preparar jarabes,
Hechizos y otros bebedizos,
Con chiles, chamotes,
Chirimollas, chontaduros
Y hasta un rico caldo de chorizos

Sabe también buenos chistes,
Algunos muy chistosos
Que cuenta a sus amigos búhos
En la choza las tardes de los domingos

A Chema le gusta mucho la chicha,
Pero luego de varias totumas,
Termina caminando choneta
Llena de chichones su cabeza
Y durmiendo la borrachera
En la huerta de don Chepe

Alicia la abeja amarilla


Alicia la abeja amarilla
Abre sus alas al amanecer
Aleteando rauda y veloz
Alza su vuelo hacia el jardín de azucenas
Alelíes y agapantos,
Amapolas, azahares, azules campanillas
Y dulces amamélis

A cada flor con su zumbido llega
Acariciando con sus patitas
Cada aterciopelado pétalo
Para recoger con cuidado
El dorado néctar

Por aquí, la de más allá, la siguiente,
y cada flor que está abierta al sol,
Alicia vuela sin parar
Recogiendo el brillante polen
Que a su colmena va a llevar
Y junto a sus laboriosas amigas
La dulce miel van a elaborar.

Al llegar la noche,
Cansada de tanto zumbar
Y de flor en flor andar,
A su camita contenta
Se va a descansar.

Silvia la serpiente


Silvia silva sin cesar
al salir el sol,
Siseando sube a la punta
Del sauce llorón,
A soñar que se sumerge
En un baño secreto
De suaves nubes de algodón.

Siendo el medio día,
Serpenteando y sin prisa,
Silvia se va a saborear su sopa
En sus sitio favorito
Donde siempre sirven
Sabrosos guisos

Sonriendo y en silencio,
Espera le sirvan su postre
De frescas fresas silvestres.
Va Silvia silbando
Y sorbiendo un sorbete helado
Con crema y salsa de chocolate

Si... sí... sssssssiiiii
Silvia silva sin cesar,
Y al suave son
Del viento del sur
Sube segura a su sauce al atardecer,
Y a seguir sintiendo que lo mejor
Es ser una simpática serpiente.