martes, 7 de diciembre de 2010

CLASIFICACIÓN DE LAS DEFICIENCIAS AUDITIVAS


En mi búsqueda de ampliar mi información para entender a Sara, encuentro webs muy interesantes. Adjunto datos que vale bien la pena compartir, pues entender que no existe una sola forma de hipoacusia o sordera, nos permite comprender y tomar mejores medidas para ayudar a nuestros hijos o personas cercanas con estas dificultades. Para ampliar la info, adjunto los datos de la web de donde los he tomado.
.............................

CLASIFICACIÓN DE LAS 
DEFICIENCIAS AUDITIVAS
VOLVER AL MENÚ: SORDERA
VOLVER AL ÍNDICE PRINCIPAL
Los artículos y documentos aquí publicados o referenciados son propiedad de sus autores, por favor no los reproduzca con fines lucrativos o comerciales sin permiso de los mismos.

En la mayoría de las ocasiones, cuando se habla de sordera, gran parte de la sociedad se hace una idea equivocada; muchos piensan que la sordera no tiene matices, es decir, muchos no tienen conocimiento de la existencia de diferentes grados de sordera que, lógicamente, tienen diferentes repercusiones en el lenguaje y en la comunicación. Además, la sordera no supone llevar asociada la mudez. El término sordomudo debería excluirse como una forma de referirse a la sordera, y la imagen de una persona sorda que no es capaz de articular palabra debería borrarse de nuestra mente porque la sordera no supone incapacidad para la adquisición del lenguaje.
En primer lugar, consideramos la necesidad de hacer una distinción entre el término sordo e hipoacúsico. Se denomina terminológicamente como sordo a aquella "persona cuya audición residual imposibilita la comprensión de la palabra por vía auditiva exclusivamente, con o sin ayuda de prótesis auditivas". Y se establece el término hipoacúsico para "aquellas personas cuya audición residual hace difícil pero no imposible, la comprensión de la palabra por vía auditiva exclusivamente, con o sin ayuda de prótesis auditivas, teniendo formación básica del lenguaje interior".
Si bien hay que dejar claro que el término debe utilizarse más bien para los casos en que la lesión auditiva es grave o total, la pérdida de audición (hipoacusia) puede clasificarse atendiendo a tres criterios:

1) Momento de adquisición
2) Localización topográfica
3) Grado de intensidad

1) Momento de adquisición
  • Prelocutiva
    Se denomina sordera prelocutiva a aquella que ha sido adquirida antes de los tres años de edad, aunque en muchas ocasiones sería más correcto hacer esta clasificación atendiendo al nivel de desarrollo lingüístico alcanzado.
  • Postlocutiva
    Esta denominación se utiliza para designar aquellas sorderas que se adquieren entre los tres y los cuatro años, o más concretamente, cuando ya se haya desarrollado el lenguaje.

2) Localización topográfica
  • Sordera de transmisión
    La alteración de la transmisión del sonido se produce a través del oído externo y medio.
  • Sordera neurosensorial
    Cuando existen lesiones en el oído interno o en la vía auditiva nerviosa.
  • Sordera mixta
    Cuando existe al mismo tiempo una sordera de transmisión y neurosensorial.


3) Grado de intensidad
  • Normoaudición
    El umbral de audición tonal no sobrepasa los 20 dB en la gama de frecuencias conversacionales. Ésta es la intensidad que percibe un oído que no sufre ningún tipo de pérdida auditiva.
  • Hipoacusia leve
    Este tipo de pérdida puede hacer más difícil la comunicación, especialmente en ambientes ruidosos, pero no impiden un desarrollo lingüístico normal, es decir, no produce alteraciones significativas en la adquisición y desarrollo del lenguaje. El grado de pérdida se encuentra entre los umbrales de 20 y 40 dB.
  • Hipoacusia media
    La pérdida auditiva se sitúa entre 40 y 70 dB. El niño tendrá problemas para la adquisición del lenguaje, por lo que es necesaria la adaptación de una prótesis, así como la intervención logopédica. Pero ha de tenerse en cuenta que, por norma general, podrán adquirir el lenguaje por vía auditiva.
  • Hipoacusia severa
    La pérdida auditiva se sitúa entre 70 y 90 dB. Esta pérdida supones importantes problemas para la comunicación hablada y para la adquisición del lenguaje oral. La voz no se oye, a no ser que ésta sea emitida a intensidades muy elevadas. Las personas con este grado de sordera necesitan el apoyo de la lectura labial, y para ellas, es imprescindible el uso de audífono y el apoyo logopédico para el desarrollo del lenguaje.
  • Hipoacusia profunda
    La pérdida auditiva supera los 90 dB. Esta pérdida provoca alteraciones importantes en el desarrollo global del niño; afecta a las funciones de alerta y orientación, a la estructuración espacio-temporal y al desarrollo intelectual y del niño. Será imprescindible el uso de audífonos o implante coclear, una enseñanza intencional y sistemática del lenguaje.
  • Cofosis
    La cofosis supone la pérdida total de la audición. Supone la ausencia de restos auditivos se sitúa por encima de los 120 dB, aunque en muchas ocasiones una pérdida superior a los 100 dB. Implica una auténtica cofosis funcional. Sin embargo, la pérdida total de audición es poco frecuente.
Dossier informativo sobre deficiencia auditiva
Asociación APANAH


Asociación de Padres y Amigos de Niños y Adolescentes Hipoacúsicos del Alto y Medio Vinalopo (APANAH)
Avda. Reina Victoria,3
03600 Elda (Alicante, ESPAÑA)
Tel.: (34) 966 980 714
Fax: (34) 966 982 249
E-mail: apanah@autovia.com

Los artículos y documentos aquí publicados o referenciados son propiedad de sus autores, por favor no los reproduzca con fines lucrativos o comerciales sin permiso de los mismos.
VOLVER AL MENÚ: SORDERA
VOLVER AL ÍNDICE PRINCIPAL

de familiares y amigos de personas con deficiencias auditivas de Navarra
Nafarroako gorren familiartekoen eta adiskideen elkartea
Travesía de Monasterio de Iratxe, 2
31011 Iruñea / Pamplona (Navarra, ESPAÑA)
Tel.: 948 261 877
Fax: 948 197 091
E-mail: asociacioneunate@hotmail.com
Web: www.eunate.org

No hay comentarios: