sábado, 16 de agosto de 2008

Implantes BAHA

Sara ha sido implantada con el BAHA el 31 de Julio del presente año.

Su preparación fue un reto, ya que comenzamos con este proceso desde hace más de dos años, cuando su otorrino me recomendó cambiar el audífono de vibrador óseo actual, por este nuevo elemento que le daría mayor capacidad auditiva y de muchísima mayor calidad.

Comenzamos con estudios fonoaudiológicos, psiquiátricos, psicológicos, clínicos, y a la vez, en conseguir la favorabilidad de la su adjudicación a través de la empresa de salud a la cual la niña está afiliada.

Como Sara estaba protegida por una demanda inicial (tutela) ante la entidad anterior, al cambiar de empresa, los efectos para este nuevo proceso, cesaron y debimos instaurar una nueva demanda. Con mucha dificultad se consiguió, pues a los abogados poco le gusta involucrarse en procesos de salud contra el estado colombiano, pues generalmente son engorrosos y difíciles de interpretar las leyes. Finalmente, el abogado que tomó el caso, hizo una exaustiva y muy bien fundamentada demanda, que finalmente, tras un año, se instauró y se ganó. Con este proceso, se continuó el trámite de solicitud del audífono BAHA, y finalmente, se le ha colocado el tornillo de soporte.

Preparar a un niño para este proceso es fundamental, ya que es una intervención radical al colocar un tornillo de forma permanente en su cráneo, y luego, el cambio de calidad del sonido será también algo a lo que hay que llevarla preparada emocional y conscientemente, no solo físicamente. Ella ha estado en permanente trabajo con la fonoaudióloga, que estudió la tecnología y se preparó para irla llevando de acuerdo a la necesidad en este caso. El resultado, es sorprendente, pues Sara está muy tranquila, y con muchas ganas de que pasen los meses de fijación (6 meses) antes de comenzar la adaptación al audífono.

Su recuperación, va en buen proceso, se cuida de movimientos fuertes, y se ha reincorporado a sus actividades escolares con restricciones en cuanto a movilidad (ejercicios fuertes), y exposición al sol, mientras la cicatrización se dá de la manera adecuada.

Hay varios factores fundamentales para el éxito de esta operación:

1. Confianza con el médico otólogo: previo a la cirugía, hace un año y medio aproximadamente, investigué el currículum del doctor asignado, encontrando que es uno de los más calificados en este campo. Adicionalmente, la forma en que él se ganó la confianza de Sara fué fundamental, ya que ella estaba tranquila, confiaba en él y esto hizo que su trabajo fuera más fácil. La afabilidad del médico al tratarla, hizo que sus temores se disiparan y tranquilamente asistía a las citas, y a todo el proceso.

2. Involucrar a la niña en el proceso: a muchos padres les escuché que ellos no llevaban ni le comentaban a sus hijos del proceso de la cirugía, ni les ponían al tanto de las situaciones que involucran su tratamiento. Ví, como esta situación, genera en los niños un grado de ansiedad y resistencia que se puede eliminar, al explicarles con tranquilidad, irles mostrando las ventajas del nuevo equipo, sin llegar a tecnicismos ni mostrar imágenes que les asusten, dado que en internet están las imágenes de la cirugía y son bastante crudas para un niño. Siempre recalcar las ventajas y las ganancias que se tendrán con el nuevo sistema de audición, hace que los niños se involucren muy fácilmente y activamente. Sara preguntaba cada semana cómo iban los procesos. Al final, participó de todas las reuniónes y el día que nos entregaron los equipos, ella estuvo ante las audiólogas y técnicas al pendiente, preguntando, y contando su experiencia.

3. Cuidados pre y post a la cirugía: No solamente a nivel físico, reforzar sus defenzas con la alimentación, ejercicios, actividades normales, sino emocionales. Ella ha involucrado a sus compañeros de clase en su proceso, a sus maestras y todos son conscientes de que ella ahora tendrá una ganancia auditiva mayor. Por lo tanto, ahora, todos están pendientes de ayudarla estos siguientes meses escolares a cuidarse mucho. Para ello, se van planeando actividades supletorias que ella pueda realizar, como las manuales, en las cuales es muy avesada sobre la mayoría de sus compañeros, y de esta manera, no se sentirá aislada por su restricción física temporal.

4. Apoyo psicológico: Ella no siente que sea diferente, más que aquellos niños que tienen otras limitaciones, como usar anteojos, o que tengan otro tipo de discapacidad menor. Aunque algunos han comenzado a decirle cosas sobre la forma de sus orejas, ella está preparada para responder que en un tiempo cercano, le serán operadas para dejarlas en la forma adecuada. Para ella, este es otro punto muy relevante. Algunas personas piensan que no es importante la cirugía plástica y reconstructiva en sus orejas. Es fundamental para su autoestima, ya que cuando vé a los demás con orejas y ella no las tiene normales, siente la diferencia y en algo tan simple como que todas sus amigas usan aretas y ella no, que pueden hacerse coletas, y ella no, porque no quiere que se vean sus orejitas, todo esto incide en que ella se vuelva reservada y se aisle un poco de los demás. La ilusión de que el doctor la opere, es muy importante para su vida futura, y los estudios prévios con el cirujano así lo revelan. Este proceso, se abordará el próximo año, si así el médico lo determina.

5. La calidad de los cirujanos: Ví en estos días, dos cirugías de orejas: una, muy exitosa, de manos del mísmo médico que tiene asignado el caso de Sara, un chico de 15 años, con unas orejas muy grandes, y con hipoacusia profunda. El trabajo es impresionante, pues no se notan operadas, y van muy de acuerdo a la fisionomía del niño. La otra cirugía, un lamentable fracaso, ya que al niño lo operaron médicos poco calificados en el tema, y perdió totalmente los implantes realizados. Su caso, en este momento, solo queda, retirar los resíduos de los implantes, limpiar el área y pensar en otra posibilidad, que son las orejas implantadas, son elaboradas con alta tecnología y van sostenidas de un tornillo de titanio. Su madre me comentaba, que se ha arrepentido mucho, pues ha debido someter a su hijo a varias cirugías para ir retirando los tejidos muertos y evitar mayores complicaciones a su salud. Pero que esto, le ha afectado terriblemente a nivel emocional. Por lo tanto, la conclusión, es que es muy importante averiguar la capacidad y calificación de los cirujanos, y si no se está totalmente convencidos de esto, pues es mejor no hacer ningún procedimiento.

El cirujano de Sara, ha implantado el tornillo del BAHA calculando la distancia que el cirujano plástico necesita para trabajar sus orejas con posterioridad. Así que a ella todo se le va aunando para tener las mejores posibilidades de desarrollo en su vida.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Tengo una hija con un caso similar y me gustaria c ontactactarme con los padres de Sara y con el doctor quien lleva el caso de sus implantacion BAHA.
Gracias . Por favor escribirme a este mail..les estoy muy agradecida
lealcarraz@hotmail.com

Mónica Vazquez dijo...

Hola tengo una hija de 6 meses con agenesia de pabellon y conductos cerrados bilateral, quería saber quienes fueron los profesionales que atendieron el caso de Sara, y si tenes algún contacto que se haya operado en la fundación diamante de Argentina. Muchas gracias mi mail es mony_vazquez@hotmail.com me gustaría mucho contactarme con papas que estén en la misma situación y ver los resultados obtenidos. Gracias

Anónimo dijo...

hola, me gustaría mucho contactarme con los papás de Sara y si me podrían brindar información del médico que llevó su casa, tengo una hija que actualmente tiene 4 años tiene agenesia bilateral con conductos auditivos cerrados. Por favor escríbeme mi mail es jchiribo@yahoo.es